Visualizzazioni totali

domenica 30 aprile 2017

Perfil del Community Manager Educativo

Para abordar la primera tarea de #EduCMooc he preparado una revista con Madmagz en el que explico qué cualidades tiene que tener un CM que trabaje en un ámbito educativo.

Mi contexto es el de Escuelas Oficiales de Idiomas, así que hablaré desde mi perspectiva, aunque lo que reflejo en la revista se podría aplicar a cualquier CME de cualquier centro.

En mi caso las EOI no están muy visibilizadas en las redes sociales, porque se trata de enseñanza a adultos que no suelen tener mucha presencia en redes.

Pero yo opino que el centro sí que debería poder tener cuentas en las mayores redes sociales para darse a conocer, interactuar con su público, ampliar su oferta, acercarse a los usuarios para ofrecer información de primera mano, comunicar y compartir lo que se hace.

De momento el responsable TIC es quien se ocupa, junto con el equipo directivo, de gestionar la presencia de la Escuela en las redes, pero opino que no se le puede dejar solo en este trance, porque además, no todos los TIC están preparados para un cometido tanto innovador como demandante.



A mag created with Madmagz.

En realidad el CME (o Gestor de comunidades educativas en línea, como propone @mfcarro) no se aleja mucho de un Community manager de cualquier marca comercial, menos por el hecho de que no tiene nada que vender. ¿O sí?
Vende una imagen, un concepto. La imagen del centro que luego llega a sus potenciales usuarios. Por eso es muy importante su labor, porque transmite los valores que sustentan la comunidad educativa de dicho centro.
Pero ¿por qué los centros públicos prescinden muy a menudo de dicha figura? Creen acaso que no tienen nada que enseñar? La imagen que dan de ellos las consejerías educativas de las que dependen, en sus páginas web corporativas, son sosas e institucionalizadas. Hace falta más personalización y contextualización. Cada centro tiene su propia personalidad inconfundible y se hace patente transmitirla, comunicarla, compartirla: se beneficiarían tanto los que están dentro como los de fuera y se propiciaría una consolidación de la identidad digital organizacional.

sabato 29 aprile 2017

Reflexión sobre el trabajo colaborativo

Se acaba el Bloque 3 y nos toca reflexionar sobre las funciones del tutor relacionadas con la dinamización del trabajo en grupo. Las preguntas a las que contestaré son las siguientes:

  1. ¿Qué has visto a la hora de realizar las actividades grupales? 
  2. ¿Qué problemas piensas que han surgido o que podrían haber surgido? 
  3. ¿Qué preguntas te han surgido una vez que has realizado las tareas y has conocido las experiencias de trabajo de primera mano?

Antecedentes:

Nos apuntamos 5 alumnas al grupo D1. Antes de apuntarme miré los perfiles de las compañeras que ya estaban apuntadas en él y vi que había afinidades.

He abierto un espacio colaborativo externo al foro, aunque hayamos seguido usando el foro para el trabajo en equipo para coordinarnos, la mayoría de las acciones y tomas de decisiones las hemos implementado desde un documento de Drive, que teníamos compartido con el tutor.

Invitamos también al tutor a colaborar en él, para que pudiera evaluar nuestras aportaciones. De hecho nos sugirió que trabajáramos por colores, para que fuera más fácil y visual.

1. A la hora de realizar las actividades grupales he visto que es muy difícil que los 5 integrantes consensúen a la vez cada detalle. Es mucho más fácil y directo proponer algo y que los miembros acepten/rechacen/modifiquen la propuesta inicial.
En un equipo de trabajo, no se trata, efectivamente, de cooperar, sino de colaborar. Si cooperas cada cual hace su parte, si colaboras, todos se implican y el resultado final es más que la suma de las partes. Hemos intentado hacerlo lo mejor posible y espero que lo hayamos conseguido.
La siguiente infografía es mi aportación personal al mapa de ayuda:

Infografía hecha con Canva. Paola Iasci. CC BY SA


2. Problemas:
Nos hemos ido incorporando al documento, cada cual a su ritmo, pero siempre interviniendo con comentarios y aportaciones significativas. En el documento hemos ido redactando el texto de la ayuda, nos hemos puesto de acuerdo sobre quien hacía qué, hemos consensuado los contenidos y la metodología del trabajo y hemos revisado las aportaciones de los demás, ya que diez ojos ven más que dos.
Afortunadamente no se dieron los tres supuestos casos reales a los que tuvimos que dar respuesta en la primera tarea del Bloque.
La falta crónica de tiempo es el gran problema de nuestros días. Aún así, se supone que un curso virtual precisamente consigue paliar ese déficit. Quizás nos ha faltado un espacio síncrono (como el chat, aunque hubo un momento en el que coincidimos otra compañera y yo y pudimos chatear en Drive).
Los problemas que han surgido son los relacionados con las cuentas y la gestión de la identidad a la hora de colaborar en el docuemento en Drive. A sabiendas de que Genially no permite el trabajo colaborativo a no ser que se tenga una cuenta Premium (ahora creo que sí es posible), abrí una cuenta gmail ad hoc y compartí la contraseña para que todas pudiéramos editar la misma imagen interactiva.
Cuando estaba logada como Equipo D1 y dejaba algún comentario en el Drive tenía que especificar quien era. Lo mismo pasaba si te deslogueabas: comentabas como un anónimo.

Captura de los comentarios en el documento compartido en Drive
El otro problema que podría haber surgido es que uno o más miembros del equipo no tuviera suficiente competencia digital, pero no ha sido el caso, ya que la herramienta escogida es bastante intuitiva y aunque no la conocieran, algunas compañeras se han hecho rápidamente con las claves para crear un artefacto digital en el que hemos enlazado vídeos, infografías, textos y audios.

Aquí os dejo el trabajo final, una ayuda para hacer el Taller de coevaluación. Es una imagen interactiva hecha con Genially, en la que la ayuda está gamificada, o por lo menos esa era la intención. 




3. ¿Qué preguntas me han surgido una vez que he realizado las tareas y he conocido las experiencias de trabajo de primera mano?
Muchas preguntas. Dejo aquí constancia de unas pocas: ¿Cómo se puede motivar al trabajo colaborativo? ¿Cómo mejorar el proceso del trabajo en equipo? ¿Es posible colaborar en línea? ¿La colaboración en línea es mejor o peor que la colaboración presencial? ¿Tiene que haber siempre un líder de equipo? ¿En los cursos tutorizados, puede haber equipos de trabajo espontáneos o son siempre gestionados desde las instancias que diseñan el curso? ¿El tutor tiene que intervenir en un equipo de trabajo? ¿Solo en los casos en los que no funcione o también cuando funciona?¿ El tutor se tiene que quedar al margen y supervisar desde el anonimato el trabajo de los equipos?
Muchas preguntas a contestar para tan poco tiempo...

giovedì 6 aprile 2017

Reflexión sobre la evaluación en eLearning

Reflexión sobre la evaluación en eLearning 

Voy a contestar a las siguientes tres preguntas, y lo haré mientras explico las tareas que he ido haciendo en el Bloque 2 del curso "Función tutorial en el aula virtual" en forma de comentarios y reflexiones (en negrita):

1. ¿Cómo conectas las ideas que tienes hoy con las que tenías antes de iniciar el curso con respecto a la evaluación en el aula virtual?
2. ¿Qué nuevas ideas has extendido o han impulsado tu pensamiento en nuevas direcciones?
3. ¿Qué supone un desafío para ti como posible tutor en el aula virtual?


Tarea n. 1- Casos prácticos sobre evaluación

Se trataba de evaluar la actualización del perfil y la tarea de presentación, además de aplazar de un par de días la entrega de una tarea. No me ha supuesto un gran esfuerzo desde el punto de vista técnico, porque se trataba de saber dónde pulsar, qué mirar, dónde escribir la retroalimentación, etc. Desde el punto de vista pedagógico, he tenido que ajustarme a los criterios de una rúbrica y evaluar la tarea de presentación según dichos criterios, examinando un vídeo y aportando comentarios positivos que posibilitasen la mejora del producto final por parte del alumno. He sido positiva y he remarcado aquellos aspectos que según los criterios establecidos (y que el alumno había podido consultar previamente para guiarse e inspirarse en la creación de su producto) eran susceptibles de mejoras. He aprendido que de los errores se aprende y no hay que subrayar los fallos, sino los aciertos.

Taller
Fase de envío: Crear un videotutorial para explicar el uso y la consulta del libro de calificaciones no ha resultado sencillo como pensé en un primer momento.
Primero he ido a ver las ayudas que hay en la red y he encontrado este vídeo. Pero hay que tener en cuenta de qué plataforma estamos hablando, porque ahora hay una nueva Moodle 3.0. De hecho en el vídeo se explica que para entrar al libro de calificaciones se hace desde un menú lateral, sin embargo, aunque la plataforma del CRIF sea 2.6 como la que se menciona en el tutorial, se accede desde otra pestaña, así que no me valía. No todo lo que se encuentra en la red puede ser de utilidad, hay que saber cribar y filtrar. 



Captura del libro de calificaciones editada con Paint

Segundo, hice un par de tentativos previos, usando capturas de pantallas y editándolas con Paint para añadir bloques de texto con las pertinentes explicaciones. Pero no me convenció, porque las capturas no tenían todas el mismo formato y finalmente, cuando quise montarlas en una presentación (con Canva), no quedaba nada bien estéticamente hablando. Así que me he dado cuenta de que hay varios criterios a tener en cuenta: además del contenido -que esté conciso, claro y efectivo- también hay que considerar qué herramienta usar (¿videotutorial? Capturas de pantalla? presentaciones? con o sin voz?, etc.) porque el resultado cambia totalmente, y por supuesto también es importante hacer que visualmente el tutorial resulte atractivo. Además, tenemos que pensar también a quién va dirigido: ¿nuestros alumnos qué competencia digital poseen? ¿Son principiantes o poseen un nivel intermedio? ¿Hay que seguir paso a paso todas y cada una de las fases o podemos resumirlas?
He aprendido que tener siempre presente el tipo de usuarios de nuestro tutorial nos ayuda a ser más efectivos y eficientes. Otro factor a tener en cuenta es la linearidad de la explicación: hay que explicar los puntos o fases consecutivas numerándolas, o elegir explicar una fase por cada diapositiva, cualquier estrategia es buena si nuestro objetivo es el de dar pautas claras y secuenciadas.


Al final opté por hacer un videotutorial con Camtasia (con la versión gratuita que dura un mes, por eso notaréis las marcas de agua), manteniendo las explicaciones que aporté en mi primer tutorial, ya que considero que estaban claras desde un principio. Opté por un vídeo corto, de menos de 4 minutos (mi experiencia me dice que si dura más de cinco minutos puede que los alumnos no lo abran siquiera) e informaciones básicas para consultar las calificaciones de un curso virtual.

Fase de evaluación:
Esta fase me ha resultado especialmente útil porque he podido ver tres soluciones diferentes al mismo problema. He aprendido mucho de mis compañeros, tanto de sus hallazgos como de sus errores. Me ha permitido reflexionar sobre cuál es la mejor forma de explicar las fases de un proceso a alguien que necesita ser guiado.

El mayor desafío para mí, para ser tutor en un aula virtual, es que los alumnos aprendan divirtiéndose y que no pierdan nunca la motivación a aprender y actualizarse constantemente.